Perfumerías Sans | Guía de solares. Prepárate para el verano!
218
single,single-post,postid-218,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Guía de solares. Prepárate para el verano!

Guía de solares. Prepárate para el verano!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Ya llega el calor! El sol nos hace sentir mejor y nos encanta estar al aire libre. Pero los rayos ultravioleta pueden dañar las células de nuestro cuerpo y nos conviene tomar precauciones.

Os dejamos una guía muy completa para que puedas elegir el protector solar adecuado para ti y disfrutar del verano tranquilamente.

ID-100214224

El bronceado y la piel El bronceado es un proceso natural. Tu piel crea un pigmento de color marrón llamado melanina para protegernos de los dañinos rayos UV de la luz solar.

El bronceado es la forma que tu cuerpo se protege a sí mismo contra los rayos UV, si las células de la piel dañadas no pueden repararse a sí mismas, pueden convertirse en cancerosas. Debes tener especial cuidado en los primeros días de calor, cuando tu piel aún está pálida.

¿Qué es el SPF? El factor de protección solar (SPF: Sun Protecting Factor) nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad natural del cuerpo frente al enrojecimiento de la piel.

Por ejemplo, una persona con la piel clara, que tarda unos 10 minutos en recibir quemaduras de sol, aplicándose un SPF 15 obtendría unos (10×15) 150 minutos de protección. Si esta misma persona se aplica un SPF 30, tardaría (10×30) 300 minutos.

Desde 2012, una normativa europea reguló que los productos solares que tengan un SPF superior a 50, deben etiquetarlo como “SPF 50+”. Esto es debido a que a partir de 50, la protección adicional que te da un solar con SPF mayor es mínima. Eso quiere decir que un solar con SPF 100 protege prácticamente lo mismo que uno de 50.

En la práctica, no sabemos lo rápido que quema, ya que factores como el sudor, el agua, el modo de aplicación o la intensidad de las radiaciones del sol pueden reducir la eficacia de la protección solar.

¿Qué SPF elegir?

Protección muy alta (SPF 50+): Para las pieles intolerantes al sol o expuestas a soles extremos

Protección alta (SPF 30): Para las pieles claras, que son sensibles al sol, o en caso de sol intenso

Protección media (SPF 15-20): Para las pieles que se broncean fácilmente o en caso de sol moderado

– Protección baja (SPF 6-10): Para las pieles oscuras o ya bronceadas, o en caso de sol débil

spf

Bronceadores de “Amplio espectro”. Los productos que pasan la prueba de amplio espectro brindan protección tanto contra la radiación ultravioleta B (UVB) como la radiación ultravioleta A (UVA) ¿Y cuál es la diferencia?

UVB: Afecta a las capas más superficiales de la piel. Estimulan la producción de melanina y por tanto el bronceado, pero son la causa principal de las quemaduras del sol.

UVA: Los UVA representan el 95% de los rayos UV que alcanzan la piel. Los UVA están presentes todo el año, bajo todas las latitudes y atraviesan las nubes y los cristales. Alcanzan las capas más profundas de la piel y pueden causar el envejecimiento prematuro de la piel.

 

Resistente al agua. Ningún protector solar puede indicar en la botella  “waterproof (a prueba de agua)” o “sweatproof (a prueba de sudor)”,  ya que científicamente se ha demostrado que no hay protectores que sean totalmente a prueba de agua.Los protectores solares sí podrán poner en su etiqueta “resistente al agua”, pero deben indicar la cantidad y tiempo necesario de re-aplicación, ya sea 40 u 80 minutos dependiendo de los resultados del test de resistencia al agua.

ID-100157462

¿Existen cremas diferentes para cada tipo de piel? En general, los solares son para todo tipo de pieles. Sin embargo, para pieles grasas es aconsejable utilizar productos con textura en Gel o Gel Crema, y para pieles secas deben ser más grasos.También es muy aconsejable utilizar productos fabricados para zonas específicas del cuerpo, como el rostro o el cabello.

La fecha de caducidad. La fecha de caducidad debe figurar en la etiqueta del producto, indicando el número de meses que el producto permanece en buen estado una vez abierto. Este período puede llegar a ser de 12 meses, pero a pesar de que el producto puede estar bien conservado, se aconseja que compremos un producto solar cada año, ya que en realidad también depende de las veces que se haya usado, de los cambios de temperatura, etc.Si tienes alguna crema del verano pasado, comprueba si ha cambiado de color, textura o aroma antes de volver a utilizarla. Si no está bien conservado corres el peligro de que te provoque reacciones en la piel.

cad

Consejos de aplicación. Un SPF alto te ofrece protección, pero su efectividad se verá muy reducida si no se aplica correctamente o te olvidas de volver a ponértelo cuando toca.Para sacar el máximo provecho de tu protector solar, sigue estos consejos.

  • Lee las instrucciones de uso, parece una tontería pero muchas veces lo olvidamos.
  • Elige un protector solar de ‘amplio espectro‘. Debe tener un SPF de al menos 15.
  • Aplica el protector solar 30 minutos antes de salir de casa, así tu piel podrá absorberlo bien.
  • Usa una capa gruesa de crema. Es muy aconsejable que para el rostro utilices un solar específico para esta zona.
  • El efecto de protección solar se reduce después de una o dos horas en el sol, así que asegúrate de aplicar el protector solar como máximo cada 2 horas.
  • Si nadas la piel será más sensible al sol. Usa una loción resistente al agua y acuérdate siempre de volver a aplicar tu protector solar después de nadar.
  • La sudoración también reduce la efectividad del protector solar. Si sudas bajo el sol o estás tomando parte en cualquier actividad física al aire libre, asegúrate de volver a aplicar la loción.

 

Capital solar. El capital solar es el número de horas que un individuo puede exponer su piel al sol durante toda su vida. Una vez consumido pueden aparecer arrugas, manchas pigmentarias, sequedad extrema,  e incluso tumores. Es diferente para cada uno y está predeterminado genéticamente.

¿Cuáles son las señales de advertencia de que has estado demasiado tiempo bajo el sol?Llegamos a casa felices después de un día de playa y después de la ducha nos miramos y observamos que estamos rojos como una gamba ¿A quién no le ha pasado esto? Normalmente nos damos cuenta de que nos hemos quemado demasiado tarde, ya que el enrojecimiento de la piel no suele aparecer de inmediato y se intensifica después de la ducha.

Esto es lo que puedes hacer cuando estás en la playa. Aunque no evite las quemaduras, quizás puedas reaccionar a tiempo y evitar dolorosas quemaduras de sol:

–       Tu piel se siente caliente al tacto, incluso cuando se intenta enfriar con agua.

–       Presiona con un dedo la piel. Cuando lo levantes, si el lugar presionado se vuelve rojo de nuevo rápidamente, es que te has quemado.

quemada

Espero que esta guía os pueda servir de mucha utilidad. No olvidéis que en nuestras tiendas os podemos asesorar de manera más personalizada y que disponemos de los mejores productos solares del mercado a los mejores precios.

A disfrutar del verano!

Compartir:

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
1Comentarios
  • Carlos/ 04.06.2014Responder

    Muy buen artículo!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR